¿Qué es o qué significa el término LGBTTTI?

Desde mi juicio creo que son pocos los temas humanos tan interesantes, perseguidos, complejos, íntimos, profundos, trascendentales, controversiales, mal interpretados, poco difundidos, que pueden generar todos los sentimientos básicos (Miedo, Alegría, Tristeza, Enojo y Vergüenza), de vital importancia para el ser humano y que tocan todos los aspectos de la vida de éste como la sexualidad humana.

Consciente de ello esta aportación en Painal del mes de Junio de 2017 sólo pretende servir a modo de glosario para abordar el tema de la diversidad sexual y de que sea un auxiliar en la comprensión de las colaboraciones que llegaron para atender a la Convocatoria para este mes en que se celebra la Marcha del Movimiento LGBTTTI.

PRIMERA NOTA INICIAL: El contenido del presente no refleja ninguna posición oficial o no oficial de The ManKind Project o Proyecto Guerrero Moderno México, A. C.

SEGUNDA NOTA INICIAL: Salvo donde está indicado explícitamente todo el material aquí presentado lo recopilé del Glosario de la diversidad sexual, de género y características sexuales publicado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) en Diciembre del 2016. Este glosario puede bajarse de esta página del CONAPRED: http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=documento&id=344&id_opcion=147&op=147

Este Glosario de la diversidad sexual, de género y características sexuales contiene otros términos que los aquí extractados y una bibliografía sumamente amplia. A título personal y por mi juicio lo recomiendo ampliamente. Hice una copia de él misma que puedes consultar y bajar haciendo clic aquí.

A fin de explicar el acrónimo LGBTTTI resulta necesario conocer algunos conceptos elementales:

Género: Se refiere a los atributos que social, histórica, cultural, económica, política y geográficamente, entre otros, han sido asignados a los hombres y a las mujeres. Se utiliza para referirse a las características que, social y culturalmente, han sido identificadas como “masculinas” y “femeninas”, las cuales abarcan desde las funciones que históricamente se le han asignado a uno u otro sexo (proveer vs. cuidar), las actitudes que por lo general se les imputan (racionalidad, fortaleza, asertividad vs. emotividad, solidaridad, paciencia), hasta las formas de vestir, caminar, hablar, pensar, sentir y relacionarse.

Opresión de género: La forma como una persona expresa su género es vigilada y puede llegar a ser castigada al salirse de las normas establecidas. El sistema de género pone límites sobre cómo se debe ser el cuerpo de una persona y lo que puede hacer con su vida y en el mundo. Esa persona se puede llegar a sentir incómoda con cómo se ve a sí misma pues existe una forma establecida y naturalizada sobre cómo se deben ver los cuerpos “masculinos” y “femeninos”. Este sentimiento es provocado por la opresión de género derivada del sistema de género.

(Definición tomada de la exposición titulada “Lo que se ve no se pregunta” que se presentó de octubre de 2016 a febrero de 2017 en el Centro Cultural de España en México en la Ciudad de México.)

Privilegio de género: Las personas que no se han preguntado cómo se ven y no se han sentido mal al respecto porque no se ven a sí mismas suficientemente “masculinas” o “femeninas” es porque gozan de un privilegio de género, ya que el sistema de género las premia y beneficia por verse precisamente muy “femenina” o muy “masculino. El género y su presentación son regulados de diferente modo para “hombres” y para “mujeres”. El racismo, el clasismo y las tonalidades de piel interactúan con el género para dar más privilegios o castigar a las personas que se ven “diferentes”.

(Definición tomada de la exposición titulada “Lo que se ve no se pregunta” que se presentó de octubre de 2016 a febrero de 2017 en el Centro Cultural de España en México en la Ciudad de México.)

Sexualidad humana: La sexualidad es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida y comprende el sexo, las identidades y los papeles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. La sexualidad se vive y expresa en pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas y roles, así como en relaciones interpersonales. Si bien la sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no todas ellas se viven o expresan siempre. La sexualidad está influenciada por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Sexualidad: Es la forma por la que una persona organiza su vida erótica, sexual y afectiva. Hay muchas formas de entender la sexualidad pero en general las personas asumen la asexualidad, heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, pansexualidad entre otras identificaciones.

(Definición tomada de la exposición titulada “Lo que se ve no se pregunta” que se presentó de octubre de 2016 a febrero de 2017 en el Centro Cultural de España en México en la Ciudad de México.)

Figura 1. Figura tomada del Glosario de la diversidad sexual, de género y características sexuales publicado por el CONAPRED en 2016

Identidad cultural (Muxhe) y otras identidades: Palabra, idea o concepto que proviene de los contextos indígenas y que es preexistente a las categorías modernas de homosexual, bisexual y trans, utilizadas en la actualidad. Arropa el término de hombre-femenino con identidad genérica femenina. Dicha identidad genérica femenina se encuentra en las estructuras del yo interior y en el imaginario de la estructura social del contexto cultural particular zapoteca del istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Lo muxhe logra ser un tercer espacio donde se transita entre la corporalidad y la identidad, es decir, es el pensamiento zapoteca lo que ubica a la persona en una realidad concreta del ser otro.

Expresión de género: Es la manifestación del género de la persona. Puede incluir la forma de hablar, manierismos, modo de vestir, comportamiento personal, comportamiento o interacción social, modificaciones corporales, entre otros aspectos. Constituye las expresiones del género que vive cada persona, ya sea impuesto, aceptado o asumido.

Identidad de género: Vivencia interna e individual del género, tal como cada persona la siente, misma que puede corresponder o no con el sexo asignado al nacer. Incluye la vivencia personal del cuerpo, que podría o no involucrar la modificación de la apariencia o funcionalidad corporal a través de tratamientos farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida. También incluye otras expresiones de género como la vestimenta, el modo de hablar y los modales. Se desarrolla, por lo general, entre los 18 meses y los tres años de edad.

Orientación sexual: Capacidad de cada persona de sentir una atracción erótica afectiva por personas de un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género o de una identidad de género, así como la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas. En general, la orientación sexual se descubre alrededor de los 10 años de edad.

Características sexuales: Se refiere a las características físicas o biológicas, cromosómicas, gonadales, hormonales y anatómicas de una persona, que incluyen características innatas, tales como los órganos sexuales y genitales, y/o estructuras cromosómicas y hormonales, así como características secundarias, tales como la masa muscular, la distribución del pelo, los pechos o mamas.

En México se suele usar el término LGBTTTI como el acrónimo que se usa para designar y visibilizar a las personas no heterosexuales.

Lesbiana: Mujer que se siente atraída erótica y afectivamente por mujeres. Es una expresión alternativa a “homosexual”, que puede ser utilizada por las mujeres para enunciar o reivindicar su orientación sexual.

Gay: Hombre que se siente atraído erótico afectivamente hacia otro hombre. Es una expresión alternativa a “homosexual” (de origen médico). Algunos hombres y mujeres, homosexuales o lesbianas, prefieren el término gay, por su contenido político y uso popular.

Bisexualidad: Capacidad de una persona de sentir una atracción erótica afectiva por personas de un género diferente al suyo y de su mismo género, así como la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con ellas. Esto no implica que sea con la misma intensidad, al mismo tiempo, de la misma forma, ni que sienta atracción por todas las personas de su mismo género o del otro.

Travesti: Las personas travestis, en términos generales, son aquellas que gustan de presentar de manera transitoria o duradera una apariencia opuesta a la del género que socialmente se asigna a su sexo de nacimiento, mediante la utilización de prendas de vestir, actitudes y comportamientos.

Travesti: En Latinoamérica una persona travesti no sólo se define porque usa ropa del sexo opuesto con fines eróticos, sino también por su lucha en favor de la afirmación de una identidad política propia, situada fuera de la oposición binaria masculino/femenino. Este término en Latinoamérica es diferente al usado en ingles en donde sólo significa el uso de ropa del género opuesto con fines eróticos. En ambos contextos culturales, sin embargo, el travestismo no es sinónimo de homosexualidad.

(Definición tomada de la exposición titulada “Lo que se ve no se pregunta” que se presentó de octubre de 2016 a febrero de 2017 en el Centro Cultural de España en México en la Ciudad de México.)

Transgénero: Las personas transgénero se sienten y se conciben a sí mismas como pertenecientes al género opuesto al que social y culturalmente se asigna a su sexo de nacimiento, y quienes, por lo general, sólo optan por una reasignación hormonal —sin llegar a la intervención quirúrgica de los órganos pélvicos sexuales internos y externos— para adecuar su apariencia física y corporalidad a su realidad psíquica, espiritual y social.

Transexual: Las personas transexuales se sienten y se conciben a sí mismas como pertenecientes al género y al sexo opuestos a los que social y culturalmente se les asigna en función de su sexo de nacimiento, y que pueden optar por una intervención médica —hormonal, quirúrgica o ambas— para adecuar su apariencia física y corporalidad a su realidad psíquica, espiritual y social.

PRIMERA NOTA: Recientemente se ha comenzado a usar la abreviación trans* (con asterisco) como una invitación para que la persona se deslice en el campo de género no sólo en dirección vertical sino horizontal como lo hace con su cuerpo. El género es de alguna forma trans* pues nunca es fijo. Este término es usando de forma estratégica para oponerse a la regulación y jerarquía del sistema de género.

SEGUNDA NOTA: Muchas personas trans* se oponen al término Transexual porque es usado sobre todo en un contexto médico a través del cual son patologizadas o consideradas mentalmente enfermas, cuando se recurre a diagnósticos médicos como disforia de género.

(Notas tomadas de la exposición titulada “Lo que se ve no se pregunta” que se presentó de octubre de 2016 a febrero de 2017 en el Centro Cultural de España en México en la Ciudad de México.)

Intersexualidad: Todas aquellas situaciones en las que la anatomía o fisiología sexual de una persona no se ajusta completamente a los estándares definidos para los dos sexos que culturalmente han sido asignados como masculinos y femeninos. Existen diferentes estados y variaciones de intersexualidad. Es un término genérico, en lugar de una sola categoría. De esta manera, las características sexuales innatas en las personas con variaciones intersexuales podrían corresponder en diferente grado a ambos sexos. La intersexualidad no siempre es inmediatamente evidente al momento de nacer, algunas variaciones lo son hasta la pubertad o la adolescencia y otras no se pueden conocer sin exámenes médicos adicionales, pero pueden manifestarse en la anatomía sexual primaria o secundaria que es visible. Desde una perspectiva de derechos humanos, que alude al derecho a la identidad y al libre desarrollo de la personalidad, y a partir de la reivindicación de dicho concepto impulsada por los movimientos de personas intersexuales en el mundo, se considera que el término intersexual es el adecuado para su uso, rechazando el de hermafroditismo o pseudohermafroditismo, usado hace algunos años en ámbitos médicos.

Es una persona cuyo cuerpo sexuado es diferente al que médica y culturalmente se asocia con “masculinidad” y “feminidad”. La variación cromosómica no es XX ni XY por lo que sus genitales fueron considerados diferentes a lo común. Los médicos pensaron que una parte de los genitales era “demasiado pequeña” para ser un pene y a su vez “demasiado grande” para ser un clítoris por lo que operaron a ésta persona sin su consentimiento decidiendo así cuál debía ser su sexo.

(Definición tomada de la exposición titulada “Lo que se ve no se pregunta” que se presentó de octubre de 2016 a febrero de 2017 en el Centro Cultural de España en México en la Ciudad de México.)

Para cerrar este Glosario.

En EEUU el acrónimo que se usa para designar a la población no heterosexual es LGBTQ donde la letra Q significa Queer y ésta palabra no tiene traducción al español. Google Translator la traduce como “raro” pero no es ese su significado. El Diccionario Mirriam-Webster dice: “Diferente en una forma singular de lo que es usual y normal”. El problema con esta definición es que la palabra “normal” valora indirectamente algo “natural”, “aceptable” o “correcto” en clara oposición a algo “anormal”, “antinatural”, “inaceptable” o “incorrecto”. El Glosario de la diversidad sexual, de género y características sexuales dice respecto a Queer:

Las personas queer, o quienes no se identifican con el binarismo de género, son aquellas que además de no identificarse y rechazar el género socialmente asignado a su sexo de nacimiento, tampoco se identifican con el otro género o con alguno en particular. Dichas personas pueden manifestar, más que identidades fijas, expresiones y experiencias que: 1) se mueven entre un género y otro alternativamente; 2) se producen por la articulación de los dos géneros socialmente hegemónicos; 3) formulan nuevas alternativas de identidades, por lo que no habría, en sentido estricto, una transición que partiera de un sitio y buscara llegar al polo opuesto, como en el caso de las personas transexuales.

Las personas queer usualmente no aceptan que se les denomine con las palabras existentes que hacen alusión a hombres y mujeres, por ejemplo, en casos como “todos” o “todas”, “nosotros” o “nosotras”, o profesiones u oficios (doctoras o doctores), entre otras situaciones; sino que demandan —en el caso del idioma español— que en dichas palabras, la última vocal (que hace referencia al género) se sustituya por las letras “e” o “x”, por ejemplo, “todes” o “todxs”, “nosotrxs”, “doctorxs”, etc.

En MKP México usamos el acrónimo reducido GBTTTI quitándole la letra “L” porque MKP sólo incluye a hombres en sus actividades.

Empero existe una organización similar a MKP sólo para mujeres. Se llama HER (Healing Empowerment Release – Curación Empoderamiento Liberación). Su sitio web es: https://herweekend.com/


Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square