¿Qué significa tener güevos?

Entrevista en un NWTA en Prescott, Arizona, EEUU el 05 de mayo de 2017

Conocí a Ángel cuando compartimos staff en mayo de este año. Él es una persona Transexual y la cuarta que conozco dentro del Proyecto. Como la intención de este número de Painal está dedicada a la comunidad GBTTTI, lo invité a que hiciéramos una entrevista de su experiencia a lo cual accedió con gusto. Releyendo la transcripción, y después de conocer a Ángel, se me ocurrió que un buen título para el artículo es el que puse. Y la respuesta que yo le daría a tal pregunta es: Como ha vivido Ángel, eso, eso es tener güevos.

Jaime Valdés Neri: Quiero preguntarte ¿cómo fue que llegaste a los EEUU?

Ángel de la Cruz: Nací en Colombia. Hay tres diferentes historias. Una: fui abandonado en las calles otra que me dejaron a la entrada de una puerta y la más verosímil es que fui vendido a una pareja norteamericana y llegué con esa pareja a los EEUU siendo un infante.

J: ¿Así que no sabes quiénes fueron tus padres biológicos?

A: No.

J: ¿Estuviste sólo con una familia adoptiva?

A: Sí. Básicamente estuve sólo hasta los 8 años y a los 14 me mudé.

J: ¿Qué sucedió con esa familia adoptiva?

A: No era buena. El marido era un alcohólico, la madre era narcisista y estaba en una situación muy mala.

J: ¿Era una familia blanca?

A: Sí eran blancos.

J: ¿Cómo te sentiste en esa familia?

A: No les importaba de dónde venía. Me moldearon como quisieron que fuera. No me enseñaron español, nada de mi cultura, no supe que fui adoptado.

J: ¿Y sobre tu identidad sexual?

A: Siempre me sentí atraído a mujeres. Le escribía poemas de amor y sexo, a una mujer de la iglesia. (Suelta una carcajada) Nací hembra. Ello sonó la alarma en mi familia y me querían enviar a un campamento de hombres “derechos”. Yo no entendía nada de ello. Como mis padres no estaban cerca yo sólo crecí en el vecindario como cualquier otra persona hacia la pubertad y cosas extrañas comenzaron a suceder. Fue algo interesante pues a medida que atravesaba la pubertad me sentía atraído a las mujeres. Fui etiquetado como “lesbiana” pues estaba en una forma femenina y me sentía atraído por mujeres pero nunca me atrajeron las lesbianas. Me atraían las mujeres “derechas”. En esa época la transición [N. del T.: reasignación sexo genérica] no era realmente una opción. Podía ser internado en una institución médica en vez de recibir ayuda para tomar pasos hacia ser quien soy. Así que me mantuve bajo el radar salía con chicos, buscaba gente que me protegiera sabiendo quién era yo. Cosas así.

NOTA DEL TRADUCTOR. Una expresión común en inglés para referirse a los hombres heterosexuales –así como a las mujeres heterosexuales- es decir que son hombres “derechos” (Straight) en juicio del traductor esto implica una valoración implícita positiva hacia los hombres heterosexuales en contraposición a los hombres no heterosexuales.

J: Tú ¿no sabes qué edad exactamente tienes?

A: Creo que estoy al inicio de mis 40s

J: ¿Qué edad tenías cuando te diste cuenta de esto?

A: Tendría unos 13 años, cuando me estaba desarrollando, y me veía y veía que algo estaba sucediendo. Veía a otros chicos en el vecindario, tenía hermanos mayores, y tomaban esteroides. Fui al médico a los veinte años preguntando cuándo cambiaría mi voz. Eso fue a los 20 años que me decía ¿qué está mal? mi voz no está cambiando.

J: ¿Así que tuviste esta voz todo el tiempo?

A: No. Nunca cambió hasta que tomé testosterona pero era lo que oía en mi cabeza. Mi voz me sonaba extraña y no entendía.

J: ¿Cuándo fuiste más consciente de tu identidad como hombre?

A: Crecí como hombre, viví mi vida como hombre, me uní al sindicato (de carpinteros), he estado entre otros hermanos, otros hombres pero lo que sucedió ocurrió hasta que me mudé a Arizona. Porque cuando llegué a Arizona todo mundo me tomaba como veía mi forma física. Se referían a mí como “ella” y tratarme como hembra. Eso me sucedía tan seguido, me alienaba. No entendía lo que estaba sucediendo. Me decía “Yo no soy hembra”. No tenía un grupo de apoyo de hombres hasta que llegué a MKP al ir encontrando mi forma de llegar a MKP ocurrió mientras maduraba, realmente me costó trabajo dar pasos hacia ser un hombre maduro hasta que me di cuenta que lo que me estorbaba fue la falta de testosterona y lo que vi es que antes me respetaban como hombre hasta que por mi propia salud mental y para mi propio crecimiento espiritual necesitaba de la testosterona para ser capaz de crecer hacia un hombre adulto. Y fue entonces cuando comencé a tomar testosterona. Y los cambios sucedieron desde la primera semana. Fue un cambio interesante y al mismo tiempo no pues mis amistades me decían: pensamos que lucías diferente pues me veían como un ángel masculino.

J: ¿Tuviste alguna guía a medida que ibas creciendo?

A: No realmente.

J: ¿Cómo fue que adquiriste esta seguridad respecto de tu identidad?

A: Creo que fue a través de mi hermana. Pues adoptaron a otro niño dos años después de mí y tuve qué criarla y de algún modo saber de qué se trataba y ver por nosotros. Yo me hacía preguntas y estaba muy preocupado por proveernos. Cuando estaba con chicos la pasaba bien. Y cuando estaba con chicas hacía el papel del esposo. Yo ya sabía qué era. La gente me decía cosas diferentes que yo no entendía.

J: ¿Nos puedes decir algo de cómo experimentas el amor? quiero decir no amor como un sentimiento sino eróticamente.

A: Respecto a mi espíritu y cuerpo energético es 100% masculino. Mi cuerpo era femenino pero mi cuerpo energético era masculino. Por eso respondía hacia las mujeres, por ello me resultaba fácil. Pero en forma masculina era algo muy confuso. Por eso mis relaciones no duraban. Así que lo que estoy entendiendo ahora respecto del sexo tántrico tiene qué ver con el cuerpo energético no con el físico. Y como estoy comprometido con mi cuerpo energético el sexo tántrico es sencillo para mí. Y al tener una pareja así es mágico. ¡A las mujeres les encanta! Hasta ahora no ha habido ninguna queja (ríe).

J: Yo me he sentido solo por diferentes razones. ¿Tú te has sentido solo o no comprendido?

A: Cuando me sentí verdaderamente solo fue en la secundaria. Pues vivía en las calles y no le podía decir a nadie. Nadie podía venir a mi casa más bien yo iba a las suyas. No podía ser quien era. Me preguntaba si podía ser cierto. No podía ser abierto. Y aunque tenía mi bola de amigos no sabían nada de mí.

J: Algunas veces he visto que hombres gay, sí especialmente hombres gay, van a lugares muy obscuros pues no se aceptan a sí mismos o la crítica sobre ellos es muy fuerte. ¿Cómo le hiciste para permanecer en el sitio brillante de la vida? Luces como un hombre animado, jovial.

A: Hummm…

J: O ¿has estado en lugares obscuros?

A: No he estado, relacionado con mi orientación sexual, en lugares obscuros. Todo ha funcionado. Es la gente con la que me he relacionado. Cuando puedo ver lo que quiero siempre hay esperanza. He tenido grandes momentos en mi vida.

J: ¿Qué te ha aportado MKP?, y ¿qué le has devuelto a MKP?

A: MKP me ha dado mucho, me ha dado un espacio para crecer como hombre y pararme en mi autentico masculino ser. Llegué a MKP sin deseo de hacer una transición. Al estar en MKP rodeado de masculinidad sana me dije “quiero eso” y fue cuando me di cuenta de ello y comencé a hacer cambios. Lo que hice durante mi transición fue sorprendente. Las historias que he escuchado de cómo lucía antes, cómo he crecido y todo el apoyo que he obtenido de estos hombres… en verdad. Después de mi primera cirugía vine al Temazcal. Fue sorprendente. Me apoyaron con mi prótesis, con mí “paquete”. Ha sido genial.

J: ¿Hay algún mensaje para los hombres de EEUU? Claramente eres latinoamericano.

A: Primero que nada yo no soy un transgénero típico. Lo que les diría seguramente es: PROCURA POR CONOCERTE A TI MISMO. No pienses que al hacer la transición te encontrarás a ti mismo. Yo eso lo vi en primera instancia. Por eso mi experiencia de transición fue 100 veces diferente. Porque al iniciar la ingesta de hormonas comenzarán los cambios y estarás “rebotando” más de lo que lo has hecho. Las preguntas llegarán y ello puede confundir ya que con la ingesta de hormonas te metes en la pubertad. La pubertad es endemoniadamente confusa. Así que sabe quién eres. Y luego decide qué quieres hacer para protegerte. Es peligroso allá a fuera para gente transgénero, la comunidad LGBTQ. La mejor forma de estar a salvo es conocerte a ti mismo.

J: Ok Ángel quiero terminar esta conversación con la historia de tu cambio de nombre.

A: Mi familia me dio un nombre muy “blanco” y jamás me enseñó español. Y cuando buscaba trabajo, hablando sin acento, por teléfono, cuando me veían en persona, perdí algunos trabajos. Así que elegí un nombre que me representara a mí, mi cultura, lo que he luchado como humano, así que lo escogí al aire, sin saber su significado lo que fue muy interesante. Primero: Ángel y después vino lo de: De la Cruz que más bien lo copie de algún lado y no sabía lo que significaba hasta que el juez me lo dijo. Lo más fascinante es que ocurrió en el momento en que yo ya estaba adueñado de mi género. Ahora mis papeles de naturalización deben de actualizarse por qué se me olvidó hacerlo. Lo más gracioso es que cuando he estado en grupos de hombres y me preguntan: “Entonces, ¿tu nombre es Mark, o algo así?” Y sí, ahora a todos les digo que mi nombre es Mark

J: Muchas gracias, te honro, y creo que se requiere de muchos güevos para hacer lo que hiciste.


Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square